En qué se parecen un Hobbit y un Hipster – Crónica de nuestra reunión veraniega.

hobbit-hipster

¡Cómo se nota que ya somos profesionales en esto de ponerse serios para hablar de libros! Si no, sólo hay que ver, por ejemplo, cómo fue la última reunión de nuestro Club de los Poetas Tuertos.

Los viernes veraniegos suelen ser buena ocasión para festejar cosas, sobretodo reuniones vespertinas con las amistades. Nuestra reunión no iba a ser menos.

Lo primero fue el atrezzo: una buena capa dieciochesca, pipa, y un rincón acogedor al lado del fuego…………. jajaja, es coña. Lo primero fue ir a comprar unas pizzas congeladas en el súper y un par de “refrescos”. Una vez todo a buen recaudo en la nevera, y con el atuendo típico del buen poeta veraniego: bañador (o biquini), chanclas y toalla, nos dimos un homérico chapuzón, desafiando troyanos, sirenas, cíclopes y la no menos peligrosa prohibición de bañarse en la piscina comunitaria entre las tres y las cinco de la tarde.

Exhaustas y exhaustos por tanta vagancia (y por algún que otro pique a dar volteretas bajo el agua) emprendimos la vuelta a casa para comer y hacer lo que había que hacer: hablar de libros.

A la comida, bajo el dulce “azote” de la brisa vespertina, la sucedió una sesión del Club muy especial. Nuestro buen Bibliotecario, que se encuentra como corresponsal tuerto nada mas y nada menos que en Oslo, nos brindó una aparición “full HD” gracias a nuestro amigo Skype.

Hicimos el sorteo de temáticas para la próxima reunión donde salió elegido el género teatral (en toda su amplitud, ale!) y propusimos cada uno/a nuestro recopilatorio de relatos breves, a leer durante las próximas semanas. Y aquí viene lo bueno: doble empate! Qué habrá pasado? – Compren! Compren! empate en el Club de los Poetas tuertos! – Tensión hasta el último minuto, incluyendo transfuguismo en la segunda vuelta, de la mano del hombre tras el plasma, y no quiero hacer comparaciones…

Y sí – tuertos y tuertas – esa es la verdadera historia de cómo acabaron dos libros en la sección de estamos leyendo de este blog. Pues no nos parecía justo que el azar de una moneda acabase con la legitimidad de un empate democrático.

Pero no todo acaba aquí. Hablamos del libro “Hay alternativas” y caldeamos el ambiente hasta el punto en que iniciamos la construcción de una guillotina. Y por suerte, para más de uno, la vagancia veraniega acudió de nuevo a salvar vidas, pues la cosa terminó con “Al mar” (del genial grupo catalán Manel) sonando mientras los últimos rayos del sol nos dejaban esta estampa:

IMAG0903

Y ahora os preguntaréis: ¿y qué tiene que ver todo esto con los Hobbits y los Hipsters? Pues nada! ¿acaso habríais leído este aburrido post de no ser por su extravagante título?… Y que conste que ni mis gafapastas nuevas ni las ocurrencias del Capitán han tenido relación alguna con eso. Os lo aseguro.

Buen verano!

One thought on “En qué se parecen un Hobbit y un Hipster – Crónica de nuestra reunión veraniega.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *