«Pisando los talones», Henning Mankell

Este libro fue un regalo de alguna Navidad pasada. Me llegó acompañado del reclamo de ser una obra del mismo tipo que la serie Millenium de Stieg Larsson, es decir, novela de intriga y misterio que se desarrolla en los países nórdicos. No me ha defraudado para nada.

Este volúmen pertenece a una serie de novelas policíacas que pivotan alrededor del personaje principal, el detective de policía Wallander. Esta novela es la séptima de dicho personaje y a lo largo de su lectura encontramos varias referencias a las aventuras anteriores, donde para aquellos que hayan seguido dicha serie, habrán observado la evolución del personaje. Para los neófitos, como es el caso del que escribe, basta que sepan que son pequeños dulces que incitan a introducirse en anteriores novelas de la serie para conocer con mayor profundidad ciertos perfiles del personaje y de paso enfrascarse en otras investigaciones.

Los personajes están bien perfilados y trabajados en la mente del autor, y por ello nos creamos una imagen clara de todos ellos pues son coherentes, pese a que no los podamos definir físicamente. Así pues, el autor transmite una “idea” de personajes que es creíble, sin perderse en dar demasiados detalles, y los vamos conociendo a partir de las decisiones que van adoptando mientras transcurre la acción.

Pero lo singular e interesante, desde nuestro punto de vista, es el modo de narrar la historia. Desde la primera página sabemos que ha habido un asesinato y quién ha sido (aunque nosotros desconozcamos su identidad) pues es el asesino el que inicia narrando la historia. Lo más innovador de este libro es que hay dos narradores: el asesino y el detective Wallander. Y el simple lector, es quien se inmiscuye entre las dos realidades subjetivas. Es por ello que, nosotros como lectores, tengamos las respuestas a muchas de las preguntas que llevará de cabeza al detective Wallander en la búsqueda del criminal, pues el asesino nos ha contado previamente en primera persona que ha sucedido, cuáles han sido las motivaciones,… De este modo, podríamos definir que es un puzle en el cual el gato (policía) busca recopilar las piezas que le permitan dar caza al ratón (asesino), pero las cuales nosotros en varios momentos de la narración ya poseemos y lo que hacemos es acompañar al detective Wallander para que él las recopile y posteriormente las vaya encajando.

Es decir, a diferencia de otras novelas de este tipo, no hay un misterio que va creciendo con pruebas verdaderas y falsas que se le transmiten indiferenciadas al lector y donde al final se nos manifiesta toda la investigación (asesino, ¿porqué lo hizo?, ¿cómo lo hizo?, ¿cuáles son sus sentimientos consecuencia de lo realizado?, …) que vemos coherente (si la historia ha sido bien trabajada) con toda la información que hemos ido adquiriendo al mismo tiempo que el detective o responsable de la investigación. En esta historia, en cambio, ya disponemos de toda la información referente a los sucesos y acompañamos al detective en su investigación llegando a veces a estar nosotros (lectores) por delante de la investigación del libro.

Es por ello que esta obra da una vuelta de tuerca a las novelas policíacas mediante la utilización de una narración innovadora. Así pues, recomendamos encarecidamente su lectura para aquellos lectores de temática policíaca, amantes del misterio y el suspense.


Título: Pisando los talones

Autor: Henning Mankell

Publicación: 1997 (2004 en español)


 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *