“20 Poemas de amor y una canción desesperada”, Pablo Neruda

Ya nos quedan pocos temas para acabar la primera ronda desde que empezamos con nuestras  reuniones de tuertos, y claro, no siempre todo lo que toca es lo que apetece leer en ese momento. Cuando salió poesía, hay que confesar que no fue un tema acogido con vítores y aplausos en el club, pero como somos más chulos que un ocho no nos bastó con elegir un libro, sino que tras un empate entre Neruda y Estellés nos quedamos con los dos.

Ya hace tiempo que tenía en mente leer el clásico “20 Poemas de amor y una canción desesperada”, pero nunca encontraba la ocasión, así que cuando me tocó proponer el libro pensé “esta es la mía, además es una apuesta segura, por algo debe de ser el libro de poesía más leído de la historia”. Bueno, pues me equivoqué al pensar que me iba a encantar sólo por eso.

Debo decir que no soy ni mucho menos una experta en esta materia, y que probablemente mi falta de conocimientos sobre poesía no haya ayudado mucho, pero la verdad es que esperaba que fuese un libro que me llegase al alma y en cambio la sensación general que se me quedó fue de “ni frío ni calor”. ¡¡¡Oh no, sacrilegio!!!

Sí, en esta ocasión los “poetas tuertos” hemos hecho honor a nuestro nombre y hemos demostrado que, o nos falta vista o lo de poetas no es lo que mejor nos define, ya que los comentarios de mis compañeros iban más por estos derroteros que por los de las alabanzas al libro. Pero no os preocupéis, no está todo perdido, tenemos nuestro corazoncito y hemos sido capaces de emocionarnos con algunos de los poemas y sobre todo con la Canción Desesperada.

Pero pongámonos serios, que “¡¡He venido aquí a hablar de mi libro!!”.

Pues bien, Pablo Neruda, todo un premio Nobel de Literatura (1971), escribió con tan solo 19 años esta recopilación de poemas de amor considerados no sólo un clásico de la literatura sino también una de las obras más influyentes del siglo XX escritas en lengua española, casi na. Este libro pretende huir de un posmodernismo que podemos encontrar en anteriores obras como “Crepusculario” para adentrarse en el romanticismo que expresa al describir su apasionado amor de juventud. En estos 20 poemas sin nombre, el autor nos habla de la mujer, aunque no están dedicados a una sola, sino más bien a dos en especial que el mismo autor más tarde denominó como “Marisol” y “Marisombra”, y que se entrelazan a lo largo del libro de forma que en ocasiones no podemos distinguirlas.

Los versos están impregnados de una profunda melancolía como podemos ver en el famoso poema 20:

“Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.”

Esta nostalgia que se siente al recordar un amor que ya no se tiene, que se ha perdido y que aún duele, se extiende por todo el libro dejando una constante sensación de tristeza.

Según definió el mismo Neruda, “los Veinte poemas son un libro doloroso y pastoril que contiene mis más atormentadas pasiones adolescentes, mezcladas con la naturaleza arrolladora del sur de mi patria. Es un libro de amor porque a pesar de su aguda melancolía está presente en él el goce de la existencia

En numerosas ocasiones hace referencia a la naturaleza, como podemos ver en el poema 9:

“Aguas arriba, en medio de las olas externas,

tu paralelo cuerpo se sujeta en mis brazos

como un pez infinitamente pegado a mi alma

rápido y lento en la energía subceleste.”

al erotismo:

“Cuerpo de piel, de musgo, de leche ávida y firme.

Ah los vasos del pecho!

Ah los ojos de ausencia!

Ah las rosas del pubis! Ah tu voz lenta y triste!”

 o a la tristeza además de al amor melancólico o al amor más físico y carnal.

La recopilación termina con La Canción Desesperada, uno los poemas que más me han gustado junto con el 20. En ella se despide con una descripción excelente de la angustia y desesperación (como el mismo nombre indica) que siente al recordar ese amor perdido.

“Abandonado como los muelles en el alba.

Sólo la sombra trémula se retuerce en mis manos.

Ah más allá de todo. Ah más allá de todo.

Es la hora de partir. Oh abandonado!”

En fin, a veces cada cosa tiene su momento, e igual necesitábamos estar en una situación personal más dramática, de esas en las que escuchas canciones de amor que te ponen triste y en vez de quitarlas para sentirte mejor te las vuelves a poner. Retroalimentación masoquista. Pero el caso es que a pesar de no haberlo disfrutado tanto como esperábamos, seguimos recomenando su lectura, ya que su forma de expresar los sentimientos no pasa inadvertida, ni siquiera para unos tuertos como nosotros 😉

 PD: Aquel a quién le pueda interesar puede encontrar una gran cantidad de páginas con un análisis más profundo de cada poema por separado. ¡Hasta la próxima poetas!


Título: 20 Poemas de amor y una canción desesperada

Autor: Pablo Neruda

Publicación: 1924


tabla-valoracio 20 poemas

0=Açò era precís?????/ 1= Si no ho llegiu, no passa res/ 2= Fue bonito mientras duró/

3= Açò té molla!!!/ 4= Me lo quitan de las manos!!!

2 thoughts on ““20 Poemas de amor y una canción desesperada”, Pablo Neruda

  1. Yo creo que el libro parte de un título impresionante, excelso, provocador y, si me lo permiten, confuso. “20 Poemas de amor y una canción desesperada”. ¿Porque confuso? Porque un desconocido para la materia – La POESÍA (con mayúsculas) – como el que escribe esperaba encontrar en la lectura un canto al amor, a la mujer amada, a la atracción física, a la atracción intelectual e incluso a mariposas en el estómago. Así de predispuesto estaba yo ante la lectura.
    Desgraciadamente de esto encontré poco, llegando a desilusionarme: Cuanta incultura residia en mi interior que no sabía valorar este libro de poesía tan aclamado. Pero casualidades de la vida, tuve la opción de quejarme amargamente ante un compatriota de Neruda. Yo esperaba una defensa encendida del poeta, un ataque desaforado contra aquella mía incultura y tantas muchas cosas, que ustedes también se pueden imaginar.
    Pues no, este chileno me dió la clave para una correcta interpretación por mi parte. “Neruda”, me dijo, “habla del amor, sí, pero de un tipo muy característico: del amor no correspondido, del amor que duele, en fin del desamor”. Y es con esta frase, cuando todas las piezas empezaron a encajar y a darle sentido. Ahora que sé que detrás de esos versos puede encontrarse la tristeza del amante no correspondido, en lugar de su felicidad, es cuando puede ser que comprenda los sentimientos del poeta. ¿Estaré preparado para acompañar al poeta en su sufrimiento?¿Lo están ustedes?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *