“Los colectivizadores”, Victor Alba

Podría empezar esta reseña con la típica broma en plan otro libro más sobre la Guerra Civil no, por favor!, pero el libro que tenemos entre manos tiene algo de particular. No se trata de escribir sobre la guerra y su devenir, para eso ya hay muchos otros que han intentado dar una visión del suceso; se trata de centrarse en el fenómeno de las colectivizaciones y de lo que vino a llamarse la Revolución Española, o dicho de otro modo, uno de los pocos momentos de la historia donde las tesis del anarcosindicalismo llegaron a aplicarse en una sociedad y en unos ámbitos y espacios bastante amplios.

Para empezar, ¿de qué coño va todo esto? Pues bien, muy sencillo. Un día cualquiera usted se despierta, desayuna, se asea, se viste y se va a trabajar (si es que tiene trabajo). Cuando llega a la fábrica-hacienda-oficina resulta que el jefe no está. Ni está ni se le espera, dado que el jefe acaba de marcharse al extranjero (a donde lleva tiempo evadiendo su patrimonio) porque unos soldados rebeldes al otro lado del mar dicen que se niegan a seguir órdenes y que están muy cabreados. Suena bastante absurdo pero, dejando de lado el humor y los detalles, esto es lo que se encontraron los obreros-trabajadores-asalariados el 18 de Julio del 36 cuando llegaron a sus puestos laborales.

La pregunta obvia es ¿Y ahora qué?. La respuesta, en este caso, la dio el anarcosindicalismo, básicamente la masa de trabajadores sindicados y organizados mediante la CNT. Expropiar los medios de producción y demostrar mediante la práctica que es posible seguir produciendo sin necesidad de jefes-amos. Lo que venía a ser revolución proletaria pero sin partido comunista de por medio. Este detalle es importante puesto que al comunismo también le iba lo de las expropiaciones, pero para el partido y no para los trabajadores, por lo que el partido comunista se opuso desde el primer momento a las experiencias colectivistas.

Pues a todo esto que encuentro este libro donde Victor Alba (pseudónimo de Pere Pagès i Elies) recogió los testimonios de diversos participantes de los procesos de colectivización, y claro, cualquier testimonio directo tiene un valor particular, distinto del que se pueda hallar en un estudio más elaborado del tema. Creo que por esto me interesé por leer el libro. Pero he de reconocer que me decepcionó en cierta manera; Alba deja las entrevistas para la última parte del libro y nos cuela delante todo su ensayo sobre las colectivizaciones. No se asusten, al final merece la pena pues la visión de Alba me parece bastante equilibrada, sin caer en ningún extremo romanticista ni demonizador del tema. Además aporta algunos argumentos críticos gracias a un análisis del proceso, a mi humilde parecer, muy ilustrativo.

Pere Pagès i Elies, alias Victor Alba
Pere Pagès i Elies,
alias Victor Alba

El ensayo empieza poniéndonos en escena y explicándonos a grandes rasgos la situación del país antes del levantamiento. Quitándole todo rasgo de heroísmo a las colectivizaciones, deja claro que no se dan porque los trabajadores expulsen a los jefes, sino mas bien porque, al desaparecer los amos, necesitan cobrar la paga semanal de alguna manera para seguir llevando el jornal a casa. Gracias a la labor pedagógica que la CNT y otros llevan a cabo desde la dictadura de Primo de Rivera hasta entonces, resulta que precisamente la clase trabajadora de la España del 36 era la más capaz de la historia para llevar a cabo el proceso de “revolución”. De alguna manera a los trabajadores les cayó la revolución del cielo, y supieron responder con capacidad para seguir adelante.

Alba dedica bastante esfuerzo a explicar los errores que llevaron al fracaso de las colectivizaciones y, en general, del anarcosindicalismo, que venía a ser la fuerza más poderosa del bando republicano después del propio estado, fuerza que no recuperará ni siquiera tras superar la etapa franquista. Aunque la verdad es que Alba dedica bastante tiempo también a explicar lo mal que lo hicieron los comunistas españoles. Para muestra un botón (o dos):

“Los comunistas no eran conservadores ni eran tampoco revolucionarios: eran lo que en aquel momento le convenía a la URSS que fuesen”

“Los que consideraban indispensable para ganar la guerra deshacer la obra de los trabajadores, lograron esto último, pero perdieron la guerra. No es posible decir si con las colectivizaciones, y la política que esto significaba (milicias, poder obrero municipal, etc.) se habría ganado la contienda. Lo que sí puede afirmarse es que una vez destruida la obra obrera se perdió la guerra por los mismos que llevaron a cabo esta destrucción.”

Además, la persecución que tras finalizar el conflicto sufrieron los elementos anarquistas fue atroz. Se llegó al punto de que amos que volvían de su huida al extranjero encontraban sus fábricas mejoradas y más productivas que cuando las habían abandonado, y el premio que por ello recibieron los cuadros sindicales fueron el olvido y el silencio en el mejor de los casos, cuando no la denuncia y la cárcel. La persecución contra CNT y POUM fue tal que “en 1938 había más presos antifascistas que quintacolumnistas en la Prisión Modelo de Barcelona”.

Después de exponer la historia y análisis sobre el proceso, llegan las entrevistas, pero tras el jarro de agua fría inicial ya me daban un poco igual. Son transcripciones de las entrevistas realizadas por el autor, pero sólo conservando el texto de los entrevistados por lo que no se da un diálogo. Este detalle también fue en cierta manera decepcionante, pues esperaba una conversación más que un relato personal.

En general he de decir que me ha parecido muy interesante y didáctico. No soy un experto en la temática guerraciviliana, pero recomiendo la lectura de Los Colectivizadores como aproximación al suceso (ambos, de la Guerra Civil y de las Colectivizaciones) desde un punto de vista bastante castigado como ha sido el del anarquismo. Si sentís curiosidad por esa historia sumergida que todavía no puede salir a la luz de manera normal en nuestra sociedad, no dudéis en abordar esta lectura.


Título: Los colectivizadores

Autor: Victor Alba

Publicación: 2001


 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *