“¡Guardias! ¿Guardias?”, Terry Pratchett

“They may be called the Palace Guard, the City Guard, or the Patrol. Whatever the name, their purpose in any work of heroic fantasy is identical: it is, round about Chapter Three (or ten minutes into the film) to rush into the room, attack the hero one at a time, and be slaughtered. No one ever asks them if they want to.

This book is dedicated to those fine men.”

Estaba escrito que este día iba a llegar. Yo lo sabía desde hace mucho tiempo, y mi avatar también. Era algo así como la fatalidad en sentido clásico que, por mucho que lo evites e intentes zafarte, al final termina alcanzándote. El destino y esas cosas. Vamos, parecido a lo que le ha pasado al pistolero con Lovecraft. Y mira que yo quería proponer para novela fantástica a Bosque Mitago que, por lo que cuentan, es una de esas narraciones que no dejan indiferente a nadie. Pero alguien me chafó la propuesta y no me quedó más remedio que jugarme ese as en la manga que llevaba tiempo queriendo salir. Y es que un universo fantástico donde la magia sirve como palanca para desmontar nuestra concepción de este mundo (el de verdad) a base de mucha lógica, humor e ironía tiene un montón de papeletas para convertirse en un éxito. Eso, y también que sea un mundo plano llevado a lomos de cuatro elefantes inmensos situados sobre el caparazón de Gran A’Tuin, la tortuga cósmica, que viaja por el espacio sin destino conocido.

paul-kidby-great-a-tuin
¿Para qué vas a inventarte una cosmogonía, si ya tenemos versiones brahmánicas mucho mejores?

Porque lo del señor Terry Pratchett es así. Tú estás avisado de que las novelas de Mundodisco son descacharrantes pero cuando empieza a asaltarte con perlas como, por ejemplo, los pequeños chistes sobre la velocidad de la luz*, no te queda otra que quitarte el sombrero (o el pato) de la cabeza y reconocer que este caballero es un genio. No en vano, Sir Pratchett ha sido el autor más vendido del Reino Unido hasta la llegada de J.K. Rowling y la saga de Harry Potter. Esperemos que el alzheimer nos deje disfrutar tanto como sea posible de su genio.

Pero hagamos ahora un aparte. Resulta complicado proponer novela fantástica cumpliendo con la condición de que sea una historia cerrada, es decir, que no se trate de una parte de una historia mayor y, por tanto, que nos quedemos sin desenlace. Porque como sabréis, el territorio de la fantasía es pasto de sagas y de historias divididas en múltiples volúmenes y encontrar una buena novela de unas 300 páginas aproximadamente no es tarea fácil. Mundodisco es un conjunto de 30 y pico novelas (y subiendo) divididas en distintos arcos argumentales. La buena noticia es que las novelas son relativamente independientes entre sí. Evidentemente muchos de los personajes y los hechos se repiten en las distintas historias y van cogiendo cuerpo y complejidad a medida que leemos más novelas. Pero cada novela es como un capítulo de una sitcom: una vez terminada, la trama particular resulta independiente de la de la próxima entrega. Todo esto se explica más o menos con un mapa como este:

Guia de lectura cortesía de la gente de Fancueva.com
Guia de lectura cortesía de la gente de Fancueva.com

Total, que lo mejor era proponer una novela de las que abren arco argumental y, en mi modesta opinión, los mejores son los de la guardia, las brujas y la muerte. Como el libro que abre la saga de la muerte ya lo propuse en otra ocasión y triunfó, me decanté por el arco argumental de la guardia y su primera novela: ¡Guardias! ¿Guardias?

Imaginaos de fondo una ciudad como la Londres medieval situada en un universo fantástico como el de Tolkien o así, metedle una buena ración de Harry el sucio, Monty Python y CSI (Las tres franquicias? Sí, venga!), le echamos un poco de intrigas y dirigentes muertos en plan Juego de tronos, metemos un buen Smaug que ahora está de oferta, y condimentamos todo con mucha guasa y humor (lógico y absurdo, de los dos). Cocemos todo a fuego lento y dejamos reposar. Más o menos lo que nos saldría sería una chapuza, pero en manos de Terry Pratchett esto se convierte en una delicia.

Primero tenemos Ankh-Morpork, la mayor ciudad del disco, llena de gente o lo que es lo mismo llena de problemas. El río Ankh no fluye, más bien se desliza. Y esto se debe a que prácticamente contiene más barro y desechos que agua. La ciudad huele mal y sus gentes son de todo menos civilizados ciudadanos. Y por supuesto está llena de criminales y bandidos.** Los más honrados de estos te asaltarán y te darán el correspondiente recibo, puesto que en algún momento los gobernantes se dieron cuenta de que era más razonable y lucrativo (también para los impuestos municipales) organizar el crimen que perseguirlo. Lo peor sería que te asaltara Y-Voy-A-La-Ruina Escurridizo, un vendedor ambulante que intentará colocarte sus productos de más que dudosa calidad.

ankh-morpork
Si existe, está en Ankh-Morpork.

La cuestión es que un buen día la ciudad se despierta con un dragón. Se suponía que estos se habían extinguido, pero de alguna manera misteriosa alguien ha conseguido traer a un monstruo gigante que carboniza cualquier cosa con un escupitajo y que tiene muy claro lo que quiere: dominar la ciudad. A los que pretendían aprovecharse invocando al dragón les sale mal la jugada y, mientras tanto, la guardia de la ciudad tiene que encargarse del asunto.

Oh, sí! La Guardia Nocturna! Ese cuerpo de élite formado por un capitán borracho (Vimes) mezcla de doctor House y Harry el sucio, un sargento rollizo (Colon) especializado en afrontar el peligro desde cualquier escondite bien alejado de donde está la acción, y un cabo (Nobbs) que dice ser humano aunque nunca se ha podido demostrar tal hecho. Por suerte, contarán con la ayuda de un nuevo recluta, Zanahoria, un enano de dos metros por dos metros, que representa la ley y el orden como nunca se había visto antes en Ankh-Morpork.

Me siento segurooooooooooo...
Me siento segurooooooooooo…

Porque la ciudad no la gobierna nadie, y mucho menos un dragón. Para que nos entendamos, el patricio (Lord Vetinari) es el encargado de que la ciudad “funcione”, por decirlo de algún modo. Por supuesto Ankh-Morpork funciona de forma que el patricio nunca sale perjudicado o, al menos, nunca más perjudicado que aquellos que pretenden hacerse con el control de la ciudad para su propio beneficio.

Con todos estos ingredientes la posibilidad de que surja una historia aceptable es mucho menor que las posibilidades de que un hombre a la pata coja con el casco sobre los ojos y un pañuelo en la boca acierte con una flecha a un dragón en los puntos volublerables. Y todos sabemos que cuando sólo hay una última posibilidad a la desesperada de que las cosas funcionen, pues funcionan, obviamente. Si no fuera así no existirían dichas posibilidades, ¿verdad? Ya sabéis, cosas del destino. No os entretengo más, ya estáis tardando en adentraros de una vez en los misterios del Mundodisco. No os arrepentiréis.

profterryduck21
Llámalo como quieras, pero lo que tiene este señor en la cabeza es una maravilla.

 

*“La luz se cree que viaja más rápido que cualquier cosa pero se equivoca. No importa lo rápido que viaje la luz, siempre se encuentra con que la oscuridad ha llegado antes y la está esperando.”
“Prácticamente todo puede moverse a mayor velocidad que la luz del Disco, que es lenta y mansa, a diferencia de la luz corriente. Según el filósofo Ly Tin Wheedle, lo único conocido que se mueve más deprisa que la luz corriente es la monarquía. Llegó a esta conclusión siguiendo este razonamiento: no se puede tener más de un rey, y la tradición exige que no existan intervalos entre un rey y otro, de manera que cuando un rey muere, la sucesión ha de pasar al heredero instantáneamente . Según Wheedle, es probable que existan ciertas particulas elementales, los reiones o tal vez las reionas, que se encargan de cumplir esta función, pero hay que tener en cuenta que a veces la sucesión falla si, en mitad del vuelo chocan contra una antipartícula, o republicón. Su ambicioso plan de utilizar este descubrimiento para enviar mensajes, para lo cual hubo de torturar cuidadosamente a un rey menor para poder así modular la señal, jamás llegó a desarrollarse con todo detalle porque, alcanzado este punto, le cerraron el bar.”
**Normalmente estos sí que son ciudadanos civilizados, huelen bien, ocupan cargos de responsabilidad y no tienen ningún escrúpulo a la hora de arruinar a cualquiera a la menor oportunidad.

Título: ¡Guardias!¿Guardias?

Autor: Terry Pratchett

Publicación: UK, 1993


tabla-guardias

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *