“El corazón de las tinieblas”, Joseph Conrad

Cuando escoges, para su lectura, un libro con una cierta solera sucede a veces que, aunque esté catalogada como un Clásico del Siglo XX (así pone en las tapas de mi ejemplar editado por el periódico El País), su temática no te atrae.

Bajo mi punto de vista, siempre se puede realizar una comparación, una analogía o una relación por similitud o contraste entre la ficción literaria y nuestra realidad, con el fin de extraer un aprendizaje. Sin embargo, para mí es una circunstancia personal que aquellas temáticas sobrepasadas o alejadas de las preocupaciones actuales, no sólo no me conectan sino que me aburren y me expulsan de la lectura.

Al gran Benito Pérez Galdós me lo mataron cuando a edad juvenil me hicieron leer Tristana. ¡¡¡Maldita coja, maldita profesora y maldito Don Benito!!!. Y mira que dicen que los Episodios Nacionales del autor son un referente imprescindible de la literatura histórica de España. Pues no puedo ni pensar en ver nada escrito por Don Benito, no vaya a ser que me encuentre con la coja de marras.

El libro se centra sobre el tema de la esclavitud africana vista desde el punto de vista de un europeo. Para inicios de siglo XX, debía ser toda una revolución tocar dicha temática. Aún digo más: para un estudioso actual sobre cómo se trata el tema de la esclavitud mediante eufemismos en la literatura, debe ser una obra imprescindible. Pero para un grupo de lectores del siglo XXI, como el nuestro, es simple y llanamente un plomazo.

Apocalypse-4

Un aspecto importante que encontraremos en cualquier referencia sobre la obra, es que en ella se basó Francis Ford Coppola para la realización de la película Apocalypse Now. No he visto la película. También tengo que deciros que, después de la lectura, no me he visto incitado a ir corriendo a verla. Por lo que he escuchado es una adaptación cambiando África por Vietnam y la esclavitud por el problema bélico que estaba aconteciendo en la época en que fue filmada.

El texto está narrado en tercera persona. Es el relato de Marlow, un marinero que, ante el aburrimiento del resto de la tripulación durante un viaje por el río Támesis, les cuenta sus vivencias de cuando se enroló de joven en una empresa que estaba realizando su crecimiento en África. Lo que ahora llamaríamos internacionalización de la empresa a base de machete en mano, esquilmando los recursos naturales locales. El libro transmite, pues, una visión negativa sobre el colonialismo. Hay varios personajes secundarios pero que carecen de relevancia más allá de hacer avanzar la historia, como la tía de Marlow, que consigue que le den el trabajo, o el responsable de la empresa en África. Hay un único personaje principal: Kurtz. Todo gira en torno a Kurtz y en cómo es percibido por nuestro narrador a partir de las opiniones y descripciones que va recibiendo de la gente que ha tenido contacto con él debido al trabajo en la compañía. Kurtz es un espejo en el que mirarse y confrontarse. Kurtz es un triunfador, un mesías, un ejemplo a seguir. Kurtz es un mito. Kurtz es la meta del trayecto. Finalmente, el narrador conoce a Kurtz y éste se convierte en una realidad: se nos muestra como un europeo que, asimilando la cultura bárbara de los aborígenes, ha perdido su “humanidad” y no tiene reparos morales en acometer a toda costa la misión encomendada por la compañía. Kurtz sigue siendo para Marlow, pese a la negativa impresión inicial, el ejemplo del éxito.

Concluiremos diciendo que se trata de una lectura que precisa de una fuerte y extensa base cultural por parte del lector para poder apreciar todas sus bondades y saber detectar cómo ha influenciado a obras literarias posteriores, así como que, como ya apuntamos en líneas superiores, está demasiado anclado en su tiempo lo que nos ha hecho que fuera difícil su transposición a la actualidad.


Título: El corazón de las tinieblas

Autor: Joseph Conrad

Publicación: Inglaterra, 1902


Valoració

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *