“Karl Marx”, Francis Wheen

Un fantasma recorre Europa. Es el fantasma de Karl Marx. Y es que nuestro Papá Noel más rojo está de moda. Porque es lógico y normal que después de la caída del muro, la posterior promesa thatcher-reaganiana de una era de felicidad y progreso ilimitado -tras derrotar al malvado bloque soviético- y la definitiva y tozuda realidad en la que estamos metidos actualmente con el que es posiblemente el mayor ciclo recesivo desde la segunda guerra mundial, es lógico y normal, decía, que todo el mundo le ande buscando las cosquillas al “mejor de los sistemas posibles”. Y nadie le ha puesto más pegas y le ha sacado más vergüenzas al sistema capitalista que Karl Marx.

Pero como meterse en vena Das Kapital –aun con ayuda de los mejores, como David Harvey– es una tarea ardua y yo todavía me siento en pañales en cuanto a conocimientos de historia económico-política (o de historia, economía y política, que es lo mismo) he preferido dar un tiento a una biografía que no pintaba mal y que no me ha decepcionado. Hablo de la que escribe Francis Wheen, “la primera biografía de Marx tras la caída del Muro de Berlín”. Y es que está bien tomárselo con perspectiva y poder aproximarse a la figura de Marx sin la pesada carga de la lucha entre el bloque soviético y el occidente capitalista. Bajo esa carga se han escrito muchas historias de la vida de Karl Marx pero Wheen juega con ventaja puesto que puede despolitizar su versión de Marx (en la medida en que esto sea posible) sin correr el peligro de ser arrojado a los leones del colaboracionismo reformista. Así pues nos encontramos ante la historia de un hombre. No la de un profeta ni la de un demonio, sino la de un hombre normal y corriente de la era victoriana. Karl Marx, la persona.

Desde Jesucristo, ningún otro oscuro indigente ha inspirado una devoción a escala tan grande, o ha sido tan tremendamente tergiversado. Es el momento de echar a un lado la mitología e intentar mostrar a Karl Marx en tanto que persona.

Y como tal, esta persona está llena de luces y sombras, de paradojas y contradicciones. Marx fue a lo largo de su vida un aventurero revolucionario, un pequeñoburgués mendicante, un incisivo comentarista, un inspirador para la clandestinidad obrera, un crítico de lengua viperina, un instigador de la lucha y la organización proletaria, el mejor observador contemporáneo, un magnífico analista del sistema económico, un pésimo gestor de su economía familiar y un grandísimo deudor. Una vida llena de altibajos -muchos más bajos que altos- y que termina muy lejos de la fama que lo sucederá. Además Wheen utiliza un estilo muy simpático y a pesar de la gravedad del objeto que tenemos entre manos nos presenta un retrato muy llevadero y humano.

A pesar de toda su burla de la moral y las costumbres burguesas, Marx era en el fondo un verdadero patriarca burgués.

Así que si queréis hablamos de economía política otro día, pero para que os entretengáis y le perdáis miedo al ogro de Tréveris no dudéis en tantear este libro. Que bien lo merece.


 Título: Karl Marx

Autor: Francis Wheen

Publicación: Reino Unido, 1999 (trad. ed. Debate, 2000)


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *